VET-ASTURIAS OPOSICIONES
Preparación on-line / presencial

Consejos


Una serie de consejos a la hora de presentarnos a los exámenes de la Oposición.
NOTA: son simplemente consejos que han facilitado a muchas personas el superar las oposiciones, y que sólamente sirven como adición al estudio responsable y previo del Temario.

Hemos de partir de lo siguiente: "EL TRIBUNAL QUIERE SABER SI EL OPOSITOR SABE EL TEMARIO, NO SI ENTIENDE EL TEMARIO". Por poner un ejemplo: nos pueden preguntar ¿en qué día se publicó la Ley de Sanidad Animal?, podríamos sabernos la Ley como si nosobros la hubiéramos elaborado, y fallar la pregunta porque lo más sencillo, o más bien, lo que no nos esperábamos, no lo hemos estudiado. Cada vez los exámenes son más complicados, con más gente presentada y se tiende a hacer preguntas no difíciles, sino "extrañas", donde no se busca si el opositor sabe de un tema, o lo entiende, sino algo más, como en el ejemplo.

EXAMEN TEST

1º.- Ocultar con la mano las respuestas y leer el enunciado.
2º.- Apuntar al lado de la pregunta o recordar mentalmente cuál podría ser la respuesta
3º.- Leer las respuestas sin razonarlas, sólo leerlas
4º.- Contestar la que más se aproxime a lo indicado en el punto 2º

NOTA: las respuestas tienden a equivovarnos, y en el caso de que además no llevemos muy bien estudiado el Temario, facilmente contestaremos mal si una vez leida la pregunta, leemos las respuestas sin pensar antes en la posible contestación.

Otras recomendaciones:
1.-  Suelen ser incorrectas las opciones:
- que tienen un estilo muy diferente de las demás opciones,
- que no concuerdan gramaticalmente con el enunciado,
- que no son del área o tópico de la pregunta, pero tienen que ver con otra área de la asignatura.

2.- ¡No intentes adivinar demasiado deprisa! Es importante leer todas las alternativas y no parar cuando encuentres una que creas probable.

 
3.- Debes de seleccionar una alternativa no sólo técnicamente correcta, sino la más correcta. Alternativas como “todas las anteriores” o “ninguna de las anteriores” son muy inclusivas y tienden a ser más veces correctas que
incorrectas.

 
4.- Ten cuidado con alternativas que incluyan términos como “nunca”, “siempre”, “garantiza”, “asegura”. Tales palabras son bastante restrictivas y muy difíciles de defender en caso de ser elegidas. En la mayoría de las ocasiones son alternativas incorrectas.
 
5.- Por el contrario, otros términos como “a veces resulta en”, “ocasionalmente puede derivar hacia”, pueden resultar correctos en más ocasiones.

6.-. Ten cuidado con las opciones demasiado largas o que incorporen “jerga” (terminología informal o no científica). Suelen ser utilizadas como señuelos o trampas.
 
7.- Estate pendiente de pistas procedentes de la gramática. La respuesta correcta al enunciado de un ítem que acaba en preposición o conjunción (ej. “en”, “a”) suele empezar por un artículo.
 
8.- Si no estás seguro de una respuesta y has de jugártela, hazlo pero... metódicamente. Elimina alternativas que son claramente incorrectas y a continuación relaciona las que queden con el enunciado para comprobar si “encajan”. Quédate con una o dos alternativas y compáralas para identificar diferencias entre ellas. Finalmente, “adivina con fundamento”.

9.- Si no tienes ninguna idea de cuál es la respuesta correcta, y no puedes utilizar las técnicas anteriores, y no hay penalización por respuestas incorrectas, escoge las opciones B o C(algunas investigaciones indican que estas alternativas suelen ser correctas en más ocasiones que por puro azar).
 
10.- ¿Piensas que te has equivocado en una respuesta? ¿Quieres cambiarla? Si estás seguro de que tu primera respuesta está errada, cámbiala; pero si no tienes certezas y al escoger la primera respuesta tenías una mínima seguridad, no la cambies.

Y para reducir la tensión antes de un examen...

... y evitar que afecte nuestra capacidad para razonar y responder, es recomendable:
 
- Descansar bien la noche antes del examen: distrae tu mente con otras actividades y duerme bien (la mente cansada no da todo lo que puede).
 
- Tomar un desayuno ligero: no «cargues el estómago» antes del examen, así evitarás sentirte físicamente incómodo.
 
- Relajarse durante la hora anterior al examen: intentar aprender en el último minuto puede confundir lo que has estudiado antes, y además afectar a tu seguridad en ti mismo.

NOTA: muchas de estas recomendaciones son extraídas de documento elaborado por la Universidad de Granada.


EXAMEN TEMA

1º.- En el estudio del Temario (tal como se indica en la documentación adjunta a su adquisición), es muy importante lo que llamamos HOJAS DE DATOS (sobre todo para el test) y ESQUEMA (para el Tema). Por tanto, lo primero es tener claro el esquema del Tema y anotarlo en una hoja en blanco.

2º.- Si no nos acordamos del ESQUEMA, hacer lo que se denomina "brainstorming" en un folio en blanco, colocar ordenadamente lo escrito y luego desarrollarlo

3º.- Escribir frases cortas, de no más de linea y media (tendremos que leerlo y no debemos "ahogarnos" en ello).

4º.- Procurar no usar abreviaturas, como ej., pq,.......

5º.- Escribir por un lado del folio, nunca por los dos. Si al desarrollar el tema vemos que nos hemos olvidado de algo, tendríamos que hacer una referencia en el folio donde tenemos que meter esa "cuña", con lo que facilmente y con los nervios del día de la lectura, nos olvidemos, lo hagamos mal y "cortemos" el normal discurrir de la lectura. Por tanto, si nos hemos olvidado de algo, lo escribiremos en el folio que corresponda, POR DETRÁS, con lo que de ese modo será fácil ir a él y prácticamente no interrumpiremos esta lectura.

NOTA: en el examen de Tema lo importante no son los datos, sino la amplitud de conocimientos. El tribunal lo que busca es que el opositor en su exposición "sepa de muchas cosas, pero hable poco de cada". El hecho de hacer un "brainstorming" o tener un esquema memorizado previo, es para no olvidarse de aspectos relacionados con el tema, ya que es normal que muchos exámenes no se superen porque uno se olvida de puntos importantes por nerviosismo que curiosamente, luego tras el examen, y tranquilo, uno se da cuenta de esas faltas de contenido.

LECTURA EXAMEN ANTE EL TRIBUNAL

Normalmente leemos lo que previamente hemos escrito el día del examen. El tribunal suele fotocopiarlo en ese momento y quedase con una copia que es con la que a la vez que nosotros leemos la nuestra, ellos comprueban que no omitimos errores y la lectura es exacta al contenido escrito.

1º.- No omitir errores, ya que se darían cuenta. Es mejor leerlos y en ese momento decir simplemente "lo que acabo de indicar ha sido un error, el Real Decreto debiera ser el ........". Obviamente debemos con anterioridad en nuestra casa, haciendo un recuerdo de lo que escribimos, tratar de buscar/revisar en el temario lo que hemos hecho mal.

Tendemos a lo siguiente en las lecturas (cuando no tenemos "tablas" para leer ante el público). Primero hablamos bajo, para seguir subiendo de tono a la vez que aumentamos la velocidad. Es culpa del nerviosismo y debemos evitarlo y es muy fácil.
El problema surge de que en el momento de la lectura partimos de cero, partimos de una situación en que nos enfrentamos a algo relativamente nuevo para nosotros. Los nervios hacen que nuestra escritura incluso nos parezca extraña y no la reconozcamos claramente, que nos cueste hablar, nos equivoquemos, y todo se traduce en cambios de tono; subidas y bajadas de velocidad, etc.

Tenemos que evitar estos nervios. Para ello, se trata sencillamente de 2 días antes del examen, leer en nuestra casa en alto, nosotros solos o ante algún familiar, APUNTES DE LA CARRERA y a poder ser, aquellos que estén peor escritos, dándoles la entonación adecuada. Si ya no tenemos estos apuntes, sirve emplear un VADEMECUM, prospectos médicos, etc., es decir, escrituras difíciles de leer, con palabras complicadas. Esto se hará dos días antes, el día antes y muy importante, 1 hora antes del examen, para que una vez lleguemos ante el tribunal, y nos pongamos a leer, ya tengamos la "lengua, los gestos y la mandíbula preparada con una pronunciación adecuada", ya no partimos de cero, y con esto, curiosamente los nervios se habrán reducido y no pecaremos de los típicos errores de lectura.

También es muy importante a la hora de la lectura, controlar al tribunal. Es decir, ver sus reacciones. Se trata de que según vamos leyendo, hagamos pausas (de dos segundos de vez en cuando) y en esta pausa levantemos la mirada hacia ellos, mirándoles a todos a sus ojos. Estas pausas "bloquean" al tribunal y les "despierta", con lo que prestan atención a la lectura, "no se duermen". El tono no ha de ser siempre el mismo, la monotonía aburre, debemos entonar la lectura "sin cantarla" para hacerla más amena.
También es importante que se note cuando acabas de leer el tema, aumentando algo el tono a la hora de finalizar la lectura.

SEGUIREMOS AÑADIENDO CONSEJOS ..........................................